domingo, 15 de abril de 2012

00,000.- Prólogo, Sábado 03/13/2010

Hay MOMENTOS que, como las sensaciones, son mágicas. 
Momentos en los que los sentidos se agudizan y el corazón deja oír su voz, mi alma respira profundamente y mi mente se convierte en hilo conductor de todo lo que ese momento me provoca.
Uno de esos momentos, Mi Momento, es cuando me acuesto. Leo un rato más o menos largo, dependiendo del cansancio originado por el día, apago la luz y... ahí empieza Mi Momento.
Ahí mis inquietudes, mis dudas, y mis miedos me desnudan, me poseen; ahí me enfrento a todo lo que soy, solo, sin armas ni escudos, ahí es donde me asumo, poco o mucho, eso siempre dependerá del estado de ánimo en que me encuentre, vivo lo que soy sin tapujos, sin falsos adornos exhibicionistas, sin sentir la obligación de enamorar, de convencer, de venderme, de mostrarme o de ocultarme; ahí es donde permito que mis heridas sangren y mis lágrimas, interiores y privadas, resbalen por mi alma; ahí es donde me susurro al oído todo lo que quisiera decir.... (*)

(*)cfb

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada